Diástasis abdominal ¿Qué es y cómo tratarla?

La diástasis es un problema funcional que sufre un alto porcentaje de mujeres sobre todo después del parto. Se trata de una separación de los músculos rectos del abdomen provocado por un daño en el tejido conectivo que los mantiene unidos entre sí.

 

Durante la gestación le sucede al 100% de las mujeres, al crecer el abdomen, la conocida como "línea alba" se expande y se produce la separación, que provoca un aumento del volumen del abdomen y posibles hernias umbilicales, molestias en la espalda, problemas a nivel digestivo y debilidad en el suelo pélvico. 

 

Pero la causa no es sólo el embarazo, también puede deberse a un aumento de peso, puede producirse durante el parto o por hacer ejercicios bruscos en la zona abdominal como cargar y transportar pesos elevados.

 

¿Cómo saber si tenemos diástasis?

Túmbate boca arriba en una superficie estable y flexiona las rodillas manteniendo los pies en el suelo, pon la mano en el obligo y levanta suavemente la cabeza, si observas un espacio entre los músculos y los dedos se hunden, tendremos una rotura.

 

Además de ser un problema estético, se trata de un problema funcional que esta relacionado con las disfunciones del suelo pélvico como son la incontinencia o los prolapsos, una mala estabilización y mantenimiento de la postura, dolores de espalda, malas digestiones, gases, o posibles hernias. 

 

¿Cómo tratar el problema?

Una vez diagnosticada la diástasis, debemos tener mucho cuidado con la práctica de ejercicios como Pilates o Yoga ya que pueden ser perjudiciales si no se realizan de la forma correcta, por eso debemos realizaros bajo supervisión de profesionales que controlen que el problema no se agrave. 

 

 

 

Una de las soluciones más comunes es acudir a la cirugía, pero existen alternativas que pueden evitar el paso por el quirófano como por ejemplo los ejercicios de gimnasia abdominal hipopresiva con un fisioterapeuta.

 

Puedes prevenirla no cogiendo mucho peso durante la gestación, evitando los esfuerzos y manteniendo una dieta rica en proteínas y vitamina C junto con una buena hidratación. Pero recuerda que para su tratamiento necesitas una atención especializada.

 

 

 

Cuida tu alimentación también en verano

Durante el verano  y sobre todo durante el periodo de vacaciones es común que descuidemos nuestra dieta y cometamos algún que otro exceso. Es importante intentar controlarlo en la medida de lo posible, recuerda que no es sólo por estética también es por salud.

Es cierto que en la estación estival solemos comer algo menos ya que nuestro cuerpo necesita menos energía para producir calor y la tasa metabólica basal baja. Al no necesitar generar tanta energía, la demanda de alimentos es algo menor.

 

Además, el aumento de las temperaturas, las comidas fuera de casa y el cambio de los horarios influyen en nuestro organismo y el resultado puede ser una alimentación inadecuada, por ello os dejamos 5 consejos que el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) recomienda para tener disfrutar de unas vacaciones saludables.

 

1. Picoteo entre horas: para evitar este mal hábito, te proponemos incluir una comida ligera a media mañana y una merienda en nuestro menú diario. Lo más adecuado es combinar fruta con alguna comida baja en grasa, por ejemplo fiambre. Si incluimos estas comidas saciantes en nuestra rutina evitaremos llegar a la comida o a la cena con mucho apetito.

  

2. ¡Cuidado con las tapas!: Con la llegada del calor aumentan las visitas a las terrazas para disfrutar de la cerveza y la tapa con los amigos. Te proponemos que utilices la cerveza o el tinto como hidrato de carbono y elijas raciones que aporten proteínas como por ejemplo marisco, boquerones en vinagre o pulpo. Evita acompañarlo con pan o salsas y si puedes elegir el cocinado,  tu mejor opción es la plancha en lugar de los fritos.

 

3. Apuesta por el gazpacho y las frutas de temporada: Si lo prefieres, puedes desayunar más fuerte, si después tomas una pieza de fruta a media mañana, verás que llegas con menos hambre a la comida y tomarás una cantidad más moderada. Apuesta por el gazpacho o el salmorejo, son los mejores aliados en la época estival.

Para las cenas es imprescindible que optes por algo ligero y para el postre...¡Sandía o melón, son las sabrosas frutas del verano y te ayudarán a estar bien hidratado!

 

4. ¡No pares de beber!: Con el calor es más fácil deshidratarnos, puedes apostar por zumos de frutas...aunque sabemos que en la época estival la cerveza es la reina, por eso si vas a tomar unas cuantas, puedes combinarlas con cerveza sin alcohol que tiene entre 30-40% menos de calorías.

 

5. Si no puedes resistirte a los helados...lo ideal es que sean caseros o sin azúcares añadidos

 

Cuida tu alimentación especialmente en verano, evitarás bajones de tensión, mareos y malestares en general.

 

Gimnasia para mamás y bebés

Los beneficios del deporte para el postparto

Ser madres es uno de los momentos más bonitos para una mujer pero tal vez uno de los más complicados a la hora del cuidado personal. Cuando tenemos un bebé, lo normal es que que le dediquemos todo nuestro tiempo y dejemos de lado la práctica de deporte, pero es cierto que el embarazo provoca cambios en nuestro cuerpo que debemos trabajar.

 En el periodo postparto debemos dotar a nuestro cuerpo del tiempo necesario para recuperarse de forma adecuada, una practica impropia de ejercicios puede aumentar el riesgo de sufrir lesiones y retrasar la recuperación. Por ejemplo, un inicio precoz de los abdominales puede aumentar la presión intra-abdominal aumentando así la posibilidad de padecer incontinencia urinaria. 

En nuestras clases, Sergio, preparador físico de Aequilibrium te ayudará a la ejecución correcta de ejercicios para evitar riesgos y hacer una correcta recuperación.

 

Ejercicios como la gimnasia hipopresiva permiten que el suelo pélvico y la musculatura de nuestro abdomen se fortalezcan. Cada vez son más los estudios que hablan de la importancia de una adecuada recuperación postparto para evitar problemas futuros como las incontinencias urinarias, prolapsos e incluso problemas sexuales. 

 

Se aconseja que se practiquen ejercicios aeróbicos, sin impacto y respetuosos no sólo con la mamá sino también con los más pequeños. 

<<La ginmasia para bebés y mamás no solo aporta enormes beneficios, sino que refuerza el vínculo entre ambos>

Los inicios en el ejercicio dependerá de la forma física de la madre antes del embarazo, su actividad durante el mismo y cómo haya sido el parto. Si no hay problemas aparentes, podremos empezar a practicar ejercicios después de la cuarentena.  

 

En las clases de Aequilibrium, con grupos reducidos, fortalecerás la musculatura con ejercicios controlados, jugarás con tu bebé, compartirás la experiencia con otras madres y pasarás un rato agradable que te aportará enormes beneficios.

¿Es bueno correr o caminar por la playa?

Con la llegada del verano y las vacaciones es fácil ver la playa plagada de personas caminando por la orilla o practicando deporte, pero ¿es recomendable dar paseos o correr descalzos por la playa?

Nuestros fisioterapeutas de Aequilibrium nos aclaran las dudas para evitar hacer una práctica desaconsejada que después pueda ocasionarnos problemas o molestias.

 

Además de las precauciones que ya hemos comentado en post anteriores (evitar las horas centrales del día cuando la temperatura es elevada y la arena está caliente, usar protección solar y gorra e hidratarnos correctamente) debemos tener en cuenta que no es lo mismo caminar o correr por la arena blanda o por la orilla donde la arena es compacta.

 

La arena blanda resulta más inestable e irregular por lo que al caminar descalzos por ella, nuestra musculatura deberá hacer un esfuerzo mayor para así mantener la estabilidad, especialmente en las articulaciones de nuestros tobillos, algo que puede ser beneficioso para rehabilitar y fortalecer ciertas estructuras, pero en otros casos puede resultar peligroso, ya que se requiere una alta capacidad de amortiguación.

 

Si de forma habitual utilizamos calzado de tacón, al caminar descalzos por la arena vamos completamente planos y nuestro talón se hunde, generando una tensión mayor en toda nuestra musculatura posterior lo que puede llegar a generarnos algunas lesiones como fascitis plantar, sobrecargas en gemelos, problemas en tendón de Aquiles, etc…  

 

Lo mejor para caminar o correr es hacerlo por la orilla, donde la arena es más consistente y los pies se nos hundirán menos, tendremos menos inestabilidad y por lo tanto ejerceremos menos tensión en nuestra musculatura. Elige una playa lo más llana posible, ya que algunas orillas no son firmes, tienen desniveles y nos obligan a realizar gestos descompensados que pueden desencadenar en lesión.

 

Si hablamos de correr, lo mejor es hacerlo con calzado y también por la orilla, fortalecerá tus tobillos y trabajarás las piernas con mayor intensidad.

 

Para correr descalzo necesitas tener un nivel medio-alto, es cierto que trabajas con mayor intensidad tu tren inferior pero necesitas tener una musculatura fuerte y mucha técnica. Evita correr por la arena si has sufrido una lesión reciente en rodillas o tobillos.

 

Practicar deporte en la playa mejora la respiración, ayuda a quemar mayor cantidad de calorías y nos permite ejercitar también nuestra mente, pero es importante evitar correr riesgos innecesarios.

Consejos para practicar deporte en verano

En plena ola de calor, hay personas que se resisten a seguir practicando deporte al aire libre, y no es que no tengamos que practicar deporte durante los meses de más calor,  sino que debemos tomar algunas precauciones para evitar llevarnos algún que otro susto.

En más ocasiones os hemos dicho que hay que practicar deporte de forma regular a lo largo de todo el año, pero en estos días donde las temperaturas son tan elevadas, debemos elegir el momento más adecuado para hacer deporte, por eso te damos una serie de consejos que deberás tener en cuenta para llevar un estilo saludable pero sin correr riesgos.

 

1. EVITA LOS GOLPES DE CALOR

Evita las horas más calurosas del día (entre las 12 del mediodía y las 16 de la tarde), en lugar de conseguir beneficios, lo que podrás conseguir es un golpe de calor. Las altas temperaturas con el esfuerzo físico no son una buena combinación.

 

2. PROTÉGETE DEL SOL

Utiliza crema solar, hazlo mínimo media hora antes de salir a practicar deporte, incluso cuando sea en el mar o dentro de una piscina y pon especial interés en la nuca y el cuello.

No te olvides de la gorra y unas buenas gafas de sol, en las tiendas de deporte encontrarás los modelos ligeros y resistentes.

 

3. UTILIZA ROPA LIGERA, CÓMODA Y TRANSPIRABLE

Lo mejor para practicar deporte al aire libre en verano es ropa ligera y de colores claros, dado que la radiación térmica que recibimos de luz será menos que con prendas oscuras, y por lo tanto absorberemos menos calor.

 

4.TOMA BEBIDAS ISOTÓNICAS

Practicar deporte con mucho calor hace que sudes en exceso y pierdas electrólitos y agua (no grasa), beber agua no es suficiente para evitar la deshidratación, ya que en este caso solo repondrás agua, pero no los electrólitos o sales, por los que tu propio cuerpo no podrá retener el agua correctamente. Toma bebidas isotónicas para reponer los minerales que te faltan, evitarás la deshidratación, las lesiones y mejorarás tu rendimiento.

 

5.CUIDA LO QUE COMES

Evita las comidas abundantes y copiosas, es mejor optar por alimentos ligeros y de fácil digestión. Come poca cantidad y espera al menos una hora para prevenir un corte de digestión.

 

6.BUSCA UN PLAN B

La mejor hora para practicar deporte al aire libre es a primera hora de la mañana o a última de la tarde cuando la temperatura es menos elevada. Si el termómetro marca más de 30º, elige el plan B, vete al gimnasio o a un lugar donde puedas tener aire acondicionado o estar a la sombra. También puedes optar por los deportes acuáticos, si estás dentro del agua te refrescarás al mismo tiempo que haces deporte.

 

No pongas en riesgo tu salud, ante cualquier síntoma de golpe de calor, lo mejor es parar y buscar un sitio fresco para reponernos.

 

La importancia de hacerse un estudio de la pisada

Correr es fácil y sencillo. Tan sólo tienes que ponerte las zapatillas y salir por la puerta. Es probablemente el deporte más “barato” y “democrático. Pero cuando pasas a correr varias veces por semana, pueden aparecer las primeras molestias. Por ello, tan importante es hacernos un chequeo médico y una prueba de esfuerzo, como realizar previamente un buen estudio biomecánico de la pisada

 

 

Un buen estudio biomecánico de la pisada no solo te servirá para saber cómo pisas o qué tipo de zapatillas deberías usar, incluso si necesitas o no unas plantillas. Un buen estudio de la pisada  te puede ayudar a prevenir posibles lesiones y a correr de una manera más eficaz y eficiente. ¿Por qué? Sencillo.

 

Este estudio, realizado por profesionales cualificados, es capaz de detectar descompensaciones posturales, desequilibrios posturales y anomalías o lesiones en pies, rodillas y caderas. Por tanto, no consiste solo en saber cómo pisas, sino en cómo funciona tu cuerpo en movimiento y así prevenir posibles lesiones que pueden darse en todo el cuerpo corrigiendo estos defectos.

 

¿Qué pruebas incluye un estudio de pisada clínico?

 

Esta pregunta puede parecerte baladí, pero nada más lejos de la realidad. Es importante que diferenciemos entre un estudio de pisada clínico y el estudio que se puede realizar en una tienda de deporte. Si lo que quieres obtener es un diagnóstico clínico completo, que te oriente sobre lesiones pasadas y posibles lesiones futuras y cómo prevenirlas, o si necesitas apoyo de otras áreas como la fisioterapia, es importante que ter dirijas a una unidad especializada.

 

Dentro del estudio de pisada se te realizará todo lo siguiente: 

  • Entrevista: tenemos y queremos conocer tu historia clínica y el tipo de entrenamiento o vida activa que llevas.
  •  Exploración: ya en la camilla, se valoran los rangos articulares de tobillos, rodillas y caderas.
  •  Test biomecánicos: con ellos evaluaremos cuál es tú tipo de pie
  • Pruebas sobre la plataforma de presiones: estas nos ofrecen datos sobre tu huella plantar, tanto estática como dinámica, que nos hablan de tu postura corporal.

 

 

 

Recuerda lo más importante: invertir en salud, es invertir en ti

Alimentos para luchar contra la astenia primaveral

La palabra astenia significa «cansancio» y realmente no es una enfermedad sino una sintomatología de carácter leve y pasajero

La astenia primaveral afecta cada año a más personas, haciendo que se sientan cada vez más cansadas y faltas de energía al llegar la temporada de las flores. Esta sintomatología ocurre sin una causa aparente que justifique esa fatiga y falta de concentración.

 

¿Entonces qué es lo que ocurre en nuestro cuerpo? 

 

Una de las causas son los cambios de temperatura, ya que los vasos sanguíneos se dilatan y con ello se produce un ligero descenso de la tensión arterial, lo que justifica en parte la sensación de cansancio y fatiga muscular. También se suda más, y ello supone que el organismo necesita movilizar una mayor cantidad de los líquidos en él almacenados para satisfacer las necesidades de los tejidos.

 

Aquí te traemos una lista de alimentos que Ana, nutricionista de Aequilibrium ha elaborado para ayudarnos a combatir los síntomas de la astenia primaveral: 

1. Polen de abeja: este tesoro alimenticio proveniente de las flores es un gran aliado para combatir la astenia primaveral gracias a sus propiedades vigorizantes y su aporte de vitaminas.

2. Aguacate: es uno de los alimentos más nutritivos dentro de una dieta equilibrada. Aporta principalmente grasas, poliinsaturadas y monoinsaturadas, que se encuentran dentro de las denominadas "buenas" y que ayudan a combatir, entre otras cosas, problemas de colesterol. Además, proporciona una gran cantidad de vitaminas y fibra.

3. Cereales integrales: proporcionan hidratos de carbono de lenta absorción, aportando energía durante más tiempo y disminuyendo la sensación de cansancio. 

4. Fresas:  Esta fruta es rica en vitamina C, ácido fólico y antioxidantes, además de su bajo aporte calórico, ayuda a evitar la retención de líquidos.

5. Setas y champiñones: Al igual que ocurre con las fresas, aportan pocas calorías a nuestro organismo y son depurativos,  sabrosos, y nutritivos. 

6. Alcachofa: Un auténtico aliado para nuestro organismo, aportándonos un sinfín de vitaminas y minerales, ayudan a depurar nuestro hígado y la vesícula biliar.

7. Plátanos: a su aporte de energía se le unen a los beneficios del triptófano, aminoácido que funciona como un antidepresivo natural, gracias a que favorece la producción de serotonina. Además, aporta potasio, fibra y minerales.

 

Combina la buena alimentación con el ejercicio y disfruta del sol y del buen tiempo. ¡El cuerpo se acostumbrará pronto a tu nuevo ritmo de vida!

0 comentarios

5 sencillos ejercicios para evitar el dolor de cuello

¿Quién no ha tenido dolor de cuello alguna vez a lo largo de su vida? Cada vez son más el número de pacientes que acuden al médico por dolor de espalda, lumbar o cervical. La falta de musculatura, el estrés que nos supone nuestro ritmo de vida, el uso diario del ordenador, las malas posturas, las hernias discales o los traumatismos son los principales responsables de que aparezca el dolor cervical. 

 

Ejercitar la musculatura del cuello para fortalecerla y adoptar una actitud positiva ante el dolor pueden ser tus mejores aliados para prevenir el molesto dolor de cuello. 

 

La cervicalgia mecánica, cuando el dolor de cuello se atribuye sobre todo a un mal funcionamiento de los tejidos blandos (músculos y ligamentos), puede producir a veces dolor irradiado en la cabeza, en los brazos o incluso sensación de mareo. Es más frecuente en mujeres que en hombres, en edad joven y con trabajos sedentarios.

 

El tratamiento básico del dolor cervical se centra fisioterapia y ejercicios de rehabilitación.

 

A continuación te marcamos una serie de ejercicios básicos para ayudar a mejorar el tono muscular de tu espalda, mejorar el flujo de la sangre al cerebro y evitar el debilitameiento prematuro de los músculos del cuello.

 

Si tienes un trabajo sedentario o te pasas el día frente al ordenador, puedes tomarte un pequeño descanso y poner en práctica estos sencillos ejercicios

Ejercicio 1.

Inclina la cabeza hacia adelante (la barbilla debe tocar el pecho) y hacia atrás (echando hacia atrás la cabeza en la medida de lo posible) cada movimiento debe mantenerse durante 5 segundos y luego se descansan otros 5 segundos.


Ejercicio 2.

Inclina tu cabeza hacia la derecha mirando hacia el frente, oreja al hombro, durante 5 segundos, ahora lentamente dirige tu oreja izquierda hacia tu hombro izquierdo otros 5 segundos y vuelve a la posición inicial para descansar otros 5 segundos.


Ejercicio 3.

Gira la cabeza hacia la derecha como si quisieras ver hacia tu hombro, y vuelve a la posición inicial, ahora la giramos hacia la izquierda de igual manera quedamos allí unos 5 segundos y volvemos a mirar hacia adelante y descansamos.


Ejercicio 4.

Haz movimientos circulares de la cabeza hacia la derecha y hacia la izquierda, es importante que lo hagas muy despacio y descansando cada vez que llegas al centro.


Ejercicio 5.

Combinación: Inclina tu cabeza hacia tu hombro derecho con la vista hacia el frente y muévela hacia adelante, manten 5 segundos y vuelve a la posición inicial, ahora repite lo mismo hacia el lado izquierdo.

Si tienes cualquier duda para realizar los ejercicios puedes escribirnos o pedir una cita en el 918 429 718.